Únete

Memoria

Descárgate nuestra memoria a lo largo de estos últimos 10 años

Reconocimientos


Blogs »
Colegios solidarios

Camina descalzo más de un kilómetro diario para ir a la escuela por caminos de guijarros. Va ligero de equipaje, no tiene libros ni material escolar que llevar; allí le darán un lápiz y una libreta y tendrá que compartir con otros tres compañeros un viejo y descuadernado libro de texto. Se hará sitio en un descascarillado pupitre corrido y se pondrá a copiar de la pizarra un largo texto o una retahíla de cuentas que nunca le ayudarán a resolver sus verdaderos problemas. Es probable que hoy le toque ir por agua a un arroyo putrefacto o buscar leña para el desayuno escolar que le dan unos doce días al mes, a más no llega el dinero del gobierno. Sus maestros serán los mismos que han tenido y tendrán sus hermanos porque allí el que es maestro con oposiciones se jubilará en el mismo centro del primer destino. Su escuela, de desnudos bloques de cemento y tejado de latón, no tiene mapas: no hay más mundo que el de la aldea, el que ve en la televisión debe ser el paraíso de la otra vida; tampoco tiene reglas ni otros instrumentos de medida, no los va a necesitar: de mayor, la tierra que cultive u ocupe su vivienda le vendrá ya medida por uno de los tres terratenientes que de cada cien poseen el 70% de la tierra; tampoco tiene su escuela láminas con dibujos, ni biblioteca, ni siquiera una máquina de escribir. En el recreo jugará convirtiendo en pelota una bolsa de plástico rellena de trapos y papeles y sorteará su regate entre los cerdos que deambulan buscando por el patio las migajas de la miseria. Procurará aguantar sus esfínteres porque le asquean las letrinas del colegio, que, como la aldea, tampoco tiene agua corriente. Antes de volver a casa, si le ha correspondido por turno, tendrá que barrer y fregar su aula porque los maestros sólo están obligados a hacerlo si el aula es de preescolar.

Se trata de Quesada, pueblo de Guatemala con 25.000 habitantes, un núcleo urbano y diecinueve aldeas donde se agravan las terroríficas estadísticas del país: 1 de cada 4 guatemaltecos padece desnutrición crónica y vive con menos de un euro al día, el 35% de los niños no terminan la Educación Primaria, lo que supone que siga sin bajar el 40% de su índice de analfabetismo que llega al 53% cuando se refiere a las mujeres.

La ONG "Quesada Solidaria" nació con el compromiso de calmar el callado clamor de ese pueblo homónimo al jiennense y dedica sus mayores esfuerzos al desarrollo sanitario y educativo de la Quesada guatemalteca. Durante este mes de marzo escolares jiennenses, no sólo los veinte colegios que se han hermanado con los de allí sino otros tantos más, están realizando una campaña de recogida de material escolar para dignificar las condiciones educativas de aquella infancia. "Hasta que por justicia no tengan un colegio como el mío, consideraré mi derecho a la educación como un privilegio", me dijo la alumna de un IES cuando, celebrando el Día de Andalucía comprendió el lema que llevamos como escudo: Andalucía por sí, para España "y la humanidad".

Siguiente